La mantención: Un factor relevante para revender tu auto

Al determinar el valor de nuestro vehículo para revenderlo, entran en juego diversos factores que pueden incrementar o disminuir significativamente su precio. En ese sentido, la mantención es uno de los más importantes.

Un mal hábito de mantenimiento puede acelerar su proceso de depreciación y desplomar su valor, de modo que las visitas frecuentes a una concesionaria certificada por las marcas forman parte de una inversión inteligente

Factores que determinan el valor

Algunas variables, como antigüedad, modelo y kilometraje, son inalterables y quedan sujetas a la decisión del comprador, mientras que otras, como el tipo de cuidado que recibió el vehículo, las condiciones de su interior y exterior, así como su funcionamiento, son determinantes en el negocio.

Aunque sintamos un apego emocional por nuestro auto, debemos ser objetivos al fijarle un precio de venta, y para que ambas partes queden satisfechas es importante una correcta y continua mantención para ofrecer el vehículo en óptimas condiciones.

Cuando realizamos los servicios de mantenimiento en los tiempos requeridos, en lugares certificados y con personal profesional en el área, el valor de venta experimenta una disminución de su devaluación.

El tiempo indicado para las mantenciones dependen principalmente de lo que establezca cada fabricante.
Sin embargo, si percibimos sonidos o vibraciones que están fuera del rango normal de funcionamiento, es momento de llevarlo al concesionario certificado. Ignorar estos aspectos y descuidar el auto, puede ocasionar daños que podrían aparecer justo en momentos previos a la reventa.

Conservación visible

El cuidado de la parte visible también es muy importante. Los rayones, choques, el desgaste por acción solar o del tiempo, y otros detalles que sean sensibles a la vista, pueden debilitar el retorno monetario que estimamos por la venta del auto.

Aunque el vehículo se encuentre en perfecto estado mecánico, la apariencia puede ser el punto decisivo al momento de negociar su reventa. Debido a lo anterior, no debemos descuidar el aspecto estético o mecánico, ni postergar el servicio que le corresponde en su tiempo debido.

La seguridad es un beneficio implícito

La integridad física de quienes viajan en nuestro automóvil dependerá en buena medida de la calidad de mantención que le hagamos. Por ejemplo, si olvidamos darle mantenimiento al sistema de frenos o le confiamos la revisión de este a manos inexpertas, puede que aumenten las probabilidades de un accidente vial que produzca daños graves al auto y a sus ocupantes, sin mencionar que el vehículo puede acabar inservible desplomándose su valor.

Es así como las condiciones en las que mantenemos nuestro auto hoy, determinarán cuánto valdrá mañana.

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo con tus amigos!

Lee también:

¿Tienes dudas?

En Clicar las respondemos
Menú